jueves, 11 de enero de 2018

Vídeo Documental "El Dibujo del tiempo", homenaje a Lothar Bergmann y el Arte Sureño

El pasado septiembre fue publicado el documental completo que resume la vida y el trabajo de investigación del reconocido espeleólogo afincado en Tarifa, y ya desaparecido Lothar Bergmann "EL DIBUJO DEL TIEMPO".
-
El documental, titulado El dibujo del tiempo, es obra de José Manuel Rodríguez y de Pablo Boca, vinculados a la productora Azhar Media, fue presentado en Tarifa en 2014.
Tras una crisis personal, Lothar abandona un pasado cómodo en Alemania para empezar desde cero en una tierra desconocida: Tarifa. Allí se enamora y también allí encuentra la lucha que lo marca para siempre: la defensa de las pinturas rupestres de las más de 60 cuevas que él mismo descubrió en las provincias de Cádiz y Málaga.

La historia de LotharBergmann es el ejemplo de cómo la naturaleza puede transformar para siempre a una persona.

El documental resume la persistente lucha y el afán de Bergmann por difundir la extraordinaria riqueza patrimonial del arte rupestre en Tarifa. Diversas y muy variadas manifestaciones que conforman un trazado único en el extremo sur de la península ibérica.

Son cuevas y abrigos descubiertos por el inquieto buscador que durante años se perdió por distintas zonas del municipio para catalogar un legado que debe ser reconocido y cuidado por las administraciones públicas, tal y como revindicó durante su vida el conocido Bergmann.

Para la elaboración del audiovisual los autores comenzaron con la investigación y la documentación antes del año 2009. Tras la recaudación de fondos económicos básicos para el inicio llegó el momento del rodaje en el año 2012. Los últimos acontecimientos sociales y económicos no han dejado de influir en la elaboración del documental, que dejó de contar con la financiación necesaria para la creación de una cinta de mayor duración.
--
>> LOTHAR BERMANN en buceite.com
--

1 comentario:

Cristobal Moreno dijo...

Qué dejará el hombre para mañana, cuando una y otra vez, todo lo destruye, sin aprender jamás lo que es la palabra paz, que aprende a diario y la olvida en un segundo.